Anillos de boda

El anillo de boda, matrimonio o alianza, es el símbolo por excelencia que se utiliza en la celebración de una boda. La costumbre establece que los novios deben entregarse mutuamente anillos como símbolo de alianza matrimonial, colocándoselos en la ceremonia nupcial.

Historia de los Anillos

¿Que significan los anillos de boda?

Alrededor del 2800 AC, los antiguos egipcios ya intercambiaban anillos en sus ritos matrimoniales.

El rito de los anillos en el matrimonio fue tomado de la ceremonia pagana entre los romanos que hace referencia a la fidelidad.

Antiguamente el esposo ataba los tobillos y muñecas de su amada con un cuerda hecha de hierbas, ya que según el ritual, de esta manera el alma de su amada no lo abandonaría pronto. Con el paso del tiempo, tanto el material como el lugar en donde se colocaba este símbolo del matrimonio cambió.

Los anillos de hierbas fueron sustituidos por cuero, pero debido a su pronto deterioro, se optó por hacerlos de piedra pulida, sin embargo no gustaron mucho a pesar de que eran muy resistentes, así que, posteriormente, se eligieron otros metales. Se optaron por las alianzas de oro, las alianzas de plata, de platino e incluso de titanio.

Normalmente son aros de metales preciosos citados, pero en ocasiones, también puedes encontrar originales alianzas con alguna discreta incrustación de diamantes, circonio o cualquier otra piedra preciosa.

¿Qué simbolizan los anillos de boda?

Para los antiguos egipcios el círculo representaba una forma sin principio y fin, por lo que significaba la eternidad.

Las alianzas son un símbolo nupcial antiquísimo y existente en distintas culturas: judía, egipcia, griega, romana. Aunque hay diferencias entre unas y otras, siempre está relacionado con la fidelidad matrimonial y el compromiso conyugal.

Simbolizan pertenencia y unión eterna entre los novios, son una muestra de amor y socialmente, distingue a casados de solteros.

¿Donde se coloca el anillo de boda?

Los antiguos hebreos colocaban el anillo matrimonial en el índice y en la India se colocaba en el pulgar.

La costumbre en Occidente de lucir el anillo de boda en el tercer dedo, sin contar el pulgar, comenzó entre los griegos y en base a su clasificación anatómica.

En el siglo III antes de Cristo, los médicos griegos creían que cierta vena, la “vena del amor”, iba desde el tercer dedo directamente al corazón, así que haciendo alusión a esta vena, el tercer dedo se convirtió en el ideal para llevar un anillo que simbolizara precisamente un sentimiento en el que intervenía el corazón.

Por otro lado, los cristianos continuaron esta práctica, pero recorriendo los dedos de la mano hasta llegar a la vena del amor. El novio comenzaba colocando primero el anillo en la punta de dedo índice de la novia, al mismo tiempo que pronunciaba las palabras “en el nombre del Padre”, luego decía “del Hijo” al tiempo que trasladaba el anillo al dedo medio de su pareja y finalmente proclamaba “y el Espíritu Santo, amén”, pasando el anillo al tercer dedo. Esto se conocía como “fórmula trinitaria”.

¿Quién debe dar los anillos de boda?

Por lo general son niños y niñas entre 4 y 9 años los que portan las alianzas, las arras de boda y los escolta usualmente la niña de las flores, quien camina delante de la novia, soltando pétalos de rosas al andar.

Si tienes padrinos de anillos, ellos pueden entregártelos durante la ceremonia, en una canastita o en un cojín. De no ser así, puedes elegir un pajecito o un grupo de pajecitos para que participen en la ceremonia de entrega de las alianzas de boda.